hace 8 meses - Gays - 0
Mi primito de 8 años hizo que me gustaran los niños
ENVIADO DE FORMA ANÓNIMA
Este relato es de sexo gay e incesto

¡¡INPORTANTE!!

también este relato trata de sexo de niños con adultos y es algo fuerte; así que si no le interesa este...


Este relato es de sexo gay e incesto

¡¡INPORTANTE!!

también este relato trata de sexo de niños con adultos y es algo fuerte; así que si no le interesa este tipo de relatos absténgase de leer para que se evite un disgustoBueno la verdad me gustan los niños pero no siempre fue así, cuando tenía 16 años ya sabía que me gustaban los hombres, pero gracias a mi primito de 8 años descubrí que me encantan los niños.

Bueno, yo siempre he sido muy alto mido 1:83 cm, soy delgado y de pelo negro corto y mis ojos también son negros, nunca me ha gustado decir que soy lindo ni nada de eso, pero la verdad viven enamoradas muchas mujeres de mi y uno que otro hombres ( ya que muy pocos saben que soy gay porque no se me nota y tampoco me gusta andar diciendo a todo el mundo que soy gay), bueno y mi primito en ese entonces mmmm era muy bajito para su edad pero era ¡¡hermoso!! Tenía el pelo castaño claro, piel blanca, cuerpo delgado y una colita paradita que hufff me vuelve loco de solo recordarlo, bueno en ese entonces yo vivía en casa de mi tía y su familia que eran: su marido, dos hijas (la mayor de 11 años y la menor de 5 años) y claro mi primito de 8. En fin, mi historia comienza así:

Al pasar los días mis primitas comenzaron a salir a jugar a la calle con otras niñas, pero siempre salían a jugar sin mi primito, porque los juegos de ellas eran con muñecas o pintarse las caras como mujerzuelas jajaja ( eso parecían porque se pintaban de rojo sangre los labios y se echaban no se qué cosa en los ojos que las hacían ver mayores jajaja) por eso yo trataba de entretener a mi primito porque me daba mucho pesar verlo aburrido sin poder jugar con sus hermanas así que él y yo nos poníamos a ver tv en mi cuarto, (los dos sentados en mi cama ) o juagábamos a las luchas ( yo siempre me dejaba ganar), pero una vez cuando estábamos jugando mi primito me mando la mano a mi pito, pues al principio creí que era por accidente porque jugábamos uno en cima del otro a las luchas y eso, pero este “accidente” se repetía mucho y cada vez que me tocaba mi pito se reía y se hacía para atrás con una mirada picara, pero yo no le di importancia a esto y lo tome como un juego.

Otro día, como de costumbre mis primitas se fueron a bañar justas; por lo cual a mi primito se le metió la idea que se quería bañar conmigo, así que me pregunto – ¿primito primito nos bañamos justos? – (como no quería ser odioso y decirle de una que NO mejor opte por decirle “dígale a su mama si lo deja bañarse conmigo” ya que estaba seguro que ella diría que no) mi tía estaba a unos cuantos pasos de nosotros y ya había escuchado todo y cuando mi primito le pregunto ella dijo que sí. (Yo me sorprendí) pero bueno ya que, no le veía nada malo. Los dos nos metimos al baño mi primito se quito toda la ropa y quedo desnudito, pero yo me bañe con mis bóxers puestos, cuando estábamos en la regadera mi primito de un momento a otro me bajo los bóxer, yo por instinto me tape rápidamente y no me vio nada, en ese momento después de ver esa risita picara algo me paso y me dio mucho morbo ver que mi primito me quería ver mi pito; pues entonces decidí que si volvía a intentar (bajarme los bóxers) lo iba a dejar a ver qué pasaba, pues la solo idea de eso, me puso mi pito re duro y se me paro así que me voltee y trate de meterme el pito entre las piernas para que mi primito no notara mi erección, luego como era de esperar mi primito volvió a bajarme los bóxers y mi verga salto violentamente ya que estaba a reventar de lo parada que la tenia, nunca olvidare la expresión de mi primito era una cara de asombro e inocencia que me ponía mi pito más duro aun, luego, sin decir ni una palabra mi primito me agarro mi pito con sus manitas y la apretaba (ufff qué sensación tan excitante) estábamos los dos ahí mi pito estaba entre sus manos y a solo centímetros de su boca (ya que yo era muy alto y el muy bajito) cuando mi tía me dijo que estuviera pendiente que mi primito no se echará mucho shampoo (ya que a él le gustaba jugar y desperdiciarlo) a lo que yo respondí con un ok , pero escuchar la voz de mi tía en ese instante me lleno de pánico y de una me guarde mi pito en mis bóxer y continuamos con nuestro baño yo aun con el susto de que nos pillaran o que mi primito dijera algo, bueno ese día se fue y mi primito no dijo nada, es más, siempre en los juegos mi primito me seguía tocando el pito, hasta que un día, me quede solo en la casa con él y nuestros juegos subieron de tono, él me toco como de costumbre y yo le dije ¿lo quieres ver?

A lo que él respondió con un fuerte si, así que me lo saque y yo le dije ahora yo quiero ver el tuyo y él se quito su pantalonetica y se bajo sus boxersitos, su pito era chiquito y estaba bien paradito, yo se lo toque y empecé a masturbarlo y no aguante mas y se lo chupe, ¡¡huffff estaba en el cielo!! sentir su pito en mi boca fue lo máximo, suavecito y durito, luego note que mi primito trataba de quitar mi cabeza y alejarla de su pito, a lo cual no quise forzarlo más y deje de mamárselo, pero grande fue mi sorpresa cuando vi que él se acerco a mi pito y se lo metió a su boquita (trataba de imitar lo que yo le hice ) fue una sensación única, sentir como con sus manitas me cogía el pito y se lo metía a su boca ( es una sensación que nunca se me borrara de mi cabeza) bueno, esto lo hacíamos siempre que estábamos solos, y se nos volvió costumbre, yo aumente las chupadas a todo su cuerpo no deje ni un solo rincón de su cuerpo sin recorrer con mi lengua, su piel blanca y suave como ceda me encantaba, él trataba de hacer lo mismo, pero en ese tiempo no sé que me pasaba y solo me gustaba que me chupara mi pito y nada mas (es más, en muchas ocasiones él trataba de besarme pero yo no lo dejaba “que idiota era yo”) Después de un año lo seguimos asiendo pero un día decidí que ya era hora de penetrarlo.

Pues yo siempre le chupaba su culito y a él le encanta, lo ponía en 4 y yo lo penetraba con mi lengua y él nunca se quejaba, él se movía solito adelante y atrás para que le entrara mi lengua en su culito mientras que yo me masturbaba y cuando veía que yo ya iba a botar mi leche, yo acomodaba mi pito en sus culito (sin penetrarlo) y me venía en sus nalguitas y rajita, hasta que una vez intente penetrarlo pero él se quejo mucho de que le dolía demasiado (y eso que ni lo penetre, solo le hice presión con mi pito en su huequito y ya) así que no lo intente penetrar mas por muchos días….. Pero un día, mi calentura me pudo más y decidí penetrarlo a como diera lugar, así que empezamos como de costumbre; le chupe su colita, jugaba con mi lengua en su huequito, pero esta vez también le eché mucho lubricante, y mi primito no lo noto (pues creía que era mi saliva).

De nuevo lo acomode mi pito en su huequito como siempre pero esta vez agarre a mi primito de la cintura con una mano y con la otra sostenía mi pito firme en su huequito y se la metí de una, metí todo mi pito (que es muy grueso y de 17 cm ) en su colita, mi primito pego un grito “AYYYYYYY” y empezó a llorar y trato de quitarse y alejarse de mi pito, pero yo estaba muy muy caliente y no lo deje, me le tire encima de él, (aun con mi verga en su culito) y lo inmovilice con el peso de mi cuerpo ( él boca abajo y yo encima de él metiéndosela y con una mano le tapaba la boca, ya que gritaba mucho), no sé que me paso, pero escucharlo llorar me ponía el pito mas y mas duro y me gustaba, me prendía mucho, no dure mucho y la calentura me pudo y me vine a los pocos minutos y le solté toda mi leche en su culito ( ¡¡¡ ese momento fue lo máximo!!!!) después cuando lo vi llorando y después de eyacular me sentí re mal, sentía mucho arrepentimiento y miedo de que él dijera algo, no sabía qué hacer, así que le di dinero y unas cartas de pokemon que yo coleccionaba ( tarjetas que yo no sé las dejaba tocar ) y eso fue como si fuera la mejor de las anestesias porque de una dejo de llorar se le olvido el dolor de su culito ( que por ciento no sangro ni nada solo le quede su culito lleno de leche y bien abierto, pero nada de sangre lo cual me alegro mucho, pues debió ser por la gran cantidad de lubricante que le eché) pero bueno él dejo de llorar y cuando le dije que era un valiente porque se lo había dejado meter, el de una soltó una risita y se veía como un triunfador por haberse comido todo mi pito. Bueno así seguimos por mucho tiempo a él nunca le gusto cuando lo penetraba pero si le encantaba chupármelo y era un experto mamador, ningún niño ni adulto a superado las mamadas que me daba mi primito, bueno ahora ya no vivo con él y nunca volvimos hacer nada, claro que el me sigue queriendo mucho y yo al él. Y siempre está en mi mente todo lo que paso: ya que todas las veces que tuvimos sexo, fue él quien me buscaba y me decía que jugáramos a las luchas (lo cual siempre me manoseaba y terminábamos teniendo sexo.

Bueno después de eso me di cuenta que me gustaban los niños comencé a buscar material en internet y encontré mucho (en ese entonces había muchas páginas no como ahora que solo hay unas cuantas y no duran mucho) y me di cuenta que me gustan mucho los niños. Si les gusto este relato comenten (puede que después cuente otros relatos), pero si no les gusto, pues no me lo digan jajaja no me interesan sus malos comentarios. Fin
Autor: Maximiliano22


Añadir a favoritos
Reportar

¡Debe iniciar sesión para poder calificar el relato!

Se el primero en calificar el relato




Informacion Legal · Ayuda · Ayuda al autor · Discord
Hora del servidor 11:29 pm