hace 6 meses - Gays - 4
Perdiendo mi virginidad a los 12.
ENVIADO DE FORMA ANÓNIMA
Esta es la historia de cómo perdí mi virginidad a los 12 años.


Me describo rápidamente, mido 1.67m, soy delgado, piel blanca, pelo lacio. Mi mamá trabajaba limpiando casas, y los días que no había clases, iba yo con ella a ayudarle. Llegamos a la casa que íbamos a limpiar, notamos que la casa no estaba sola, estaba el hijo de la pareja que vivía en la casa, ya que no habíamos tenido escuela los estudiantes porque fue un día festivo. Este muchacho, le dire "Ángel" en ese entonces, yo tenía 13 y el tenía 17. El era alto, delgado, tenía su cuerpo tonificado, muy guapo. Nos abrió la puerta, y nos dejó pasar para limpiar la casa. Ángel me dijo que si quería jugar con el a su PlayStation (no se mucho de conosolas, ya que nunca tuve en mi infancia) le pedí permiso a mi mamá y me dijo que si, que me fuera. Nos metimos a su carto, y pues tenía un cuarto promedio de cualquier adolescente, lleno de posters de cantantes, películas, juguetes que tenía de colección. Prendió su consola, y empezamos a jugar a un juego de carreras. Como mencioné antes, yo no sabía mucho de eso, así que el me mostraba, y nuestras manos se tocaban a menudo. Eso me ponía nervioso. Por ser de tez blanca, cuando me pongo nervioso me sonrojo, y el lo noto, porque me dijo que porque estaba tan rojo, no supe que contestar, y creo que le dije que porque no quería que me ganara en el juego. El estaba usando shorts, y una simple playera blanca, y yo tenía una vestimenta similar, ya que según yo le iba a ayudar a mi mamá a limpiar. Mientras jugábamos notaba que se tocaba su paquete, tal vez se lo acomodaba o no se, pero se lo tocaba. Yo me hacía el que no veía, pero de tanto ver, a mi se me empezó a poner dura, y aunque tenía 13 años y pues el tamaño de mi pene no era tan grande, el lo noto. Empezó a poner su mano en mi hombro, y se acercaba a mi. Se paró, y fue a cerrar con seguro su puerta, cuando lo volteó a ver, tenia su pene súper duro y parado, y por tener short se le notaba todo. Finalmente me dijo, "quieres hacer algo?" Yo le dije que si, sin dudar le dije que si. Y se bajo su shorts, y vi su verga grande, delgada, con la cabezita rosada llena de pre semen, y me dijo que imaginara que era una paleta, y me la metiera a la boca. Y me metí su verga a mi boca, no sabía muy bien lo que hacía, asi que pues deje que el dirigiera. Mientras yo hacía eso, el se quitó su playera, y me quito a mi mi playera, ver su cuerpo desnudo por total me éxcito bastante, y empecé a chupar su pene con más velocidad, y con más ganas. Después de eso, me paro, y me dio un beso. Me llevo a su cama, y me dijo que me acostara boca arriba, y subió mis pies a su pecho, no alcanzaba a sus hombros porque el era alto y yo chaparro. Y bueno, lo mero bueno paso en ese momento, se escupió tantito en su verga, y me dijo, "te va a doler, pero te va a gustar" y en cuanto sentí la cabezita de su verga entrando en mi ano, empecé a gemir, pero el tapo la boca y me dijo "shhh" y me dio un calcetín para morder. Tenía razón, me dolía mucho, pero me gustaba. Poco a poco fue metiendo su verga a mi ano, llego a la mitad cuando le dije que ya parara, que me dolía, y la saco, y me secaba las lagrimas que me corrian, pero quería más, le dije que la metiera otra vez, e hizo lo mismo, primero la cabecita, depues toda su verga. Después de 5 o 10 minutos, me pudo meter toda su verga. Tenía una verga adentro de mi, era lo más excitante que había experimentado. No podía creer que tenía la verga de este muchacho que acababa de conocer adentro de mi. Me dolió horrores, pero me gustaba. No quería que la sacara. El tenía 17, asi que supongo que tampoco tenía tanta experiencia, no duramos mucho, se la saco, y se empezó a masturbar enfrente de mi, y me echo toda su leche en mi pecho. Después el empezó a masturbarme a mi, y mi poca leche que me salió también salió expulsada a mi pecho. Con una camisa de el, el mismo me limpio. Nos vestimos, y seguimos jugando a su consola. No íbamos a actuar como si nada pasó, así que mientras jugábamos, me sentí en su puerta, y podía sentir su verga en mi nalga. De ves en cuando me besaba en el cuello. Ya cuando mi mamá terminó de limpiar, me grito, y salí de su cuarto. Me despedí de Ángel diciéndole que luego venía a jugar otra vez. Yo estaba súper adolorido, me calaba al caminar, y pues ni se diga al sentarme, pero aguante. 



Añadir a favoritos
Reportar

¡Debe iniciar sesión para poder calificar el relato!

Calificaciones (1 de 1)
Romeo - 4
hace 5 meses




Informacion Legal · Ayuda · Ayuda al autor · Discord
Hora del servidor 12:21 am