hace 8 meses - Gays - 5
SEBASTIAN
ENVIADO DE FORMA ANÓNIMA
"Quieres mi leche? Ya casi Viene, bebe. Me encantas" Continúe con la felación, pasaba mi lengua por cada milímetro de su miembro y succionaba cada gota de placer, luego de más gemidos ahogados y contracciones en su cuerpo, pude sentir las palpitaciones de su pene y posteriormente un chorro de semen seguido de otros los cuales chocaron con lo mas profundo de mi garganta.


Hola, me gustaría compartir con ustedes esta grata experiencia.

Físicamente no tengo el mejor cuerpo, soy extremadamente delgado; peso 51 kilos, mido 170, mi cabello es Negro Cobrizo, y tengo la piel un poco pálida como la de mi mama, Mis glúteos no son extremadamente grandes; yo diría regulares y conforme a mi cuerpo, tengo los Ojos color miel, una increíble herencia de mi padre.
Desde siempre he sabido que soy "Un tanto Distinto" por lo menos a mis amigos y familiares, ya que la mayoría de ellos Son Heterosexuales.
Desde muy pequeño Jugaba con mis primas, ellas son mayores a mí, siempre me pasaba horas en su casa.

Conocí a varios de sus amigos y pretendientes, y fue allí que conocí a Sebastián, Desde la primera vez que lo vi, quede sorprendido por su aspecto, su forma de ser y su gran porte varonil.
Los años fueron pasando y por lógica, ya no frecuentaba ir a jugar a casa de mis primas, por lo cual le perdí de vista a todos esos amigos y pretendientes de ellas.
Un día estando en Facebook, me apareció una publicación de una de mis primas y viendo los comentarios y likes de la publicación, encontré nuevamente a Sebastián, opte por dale "Me Gusta" al comentario que había dejado en la publicación y me puse a Indagar en su perfil, estaba mejor que como lo recordaba, Su piel tan increíblemente Bronceada, con un cuerpo perfectamente tonificado y ese porte tan varonil que trasmitía incluso en foto.

Vi muchas de sus fotos y con cada una de ellas me volvía completamente loco, una sensación profundamente extraña y una atracción que jamás había sentido por alguien.
Casi muero cuando vi que tenía la solicitud de amigo por parte suya, me sentía completamente extraño y no dude en aceptarlo.
A los pocos segundos me llego un Inbox suyo!
- Hey! Hola, como estas? Te acuerdas de mí?
- Hola, Si, te recuerdo.
(No podía creer que me recordara y mucho menos que me escribiera, simplemente sentía que moría)
- Como has estado? Que grande estas, recuerdo cuando eras aún muy pequeño.

- Muy Bien, y Tu? Yo también te recuerdo.
(Me sentí un poco avergonzado cuando comento que me recordaba de pequeño)
- Bien también.
Y que Me cuentas?
- No lo sé, estoy escuchando música y solo aquí en FB y Tu?
- Igual, y que escuchas?
- Escucho 'Baptism' de Crystal Castles, y Tu? (La verdad me sentí un poco extraño al responder)
- Soda de Azaelia Banks
- Súper, me encanta esa canción.
(Me sentía completamente feliz de saber que teníamos algo en común)
- Baptism es muy Buena, me encanta para.
bueno me gusta mucho también, Creo que escuchamos música un poco similar.

- Si :) eso está increíble y por qué lo de.
"Me encanta para.
" (Sentí un poco de duda por preguntar lo último, pero se me hacía un poco extraño que no me lo dijera)
- Bueno ya sabes para, para portarme mal.

- Portarte mal, ósea cómo?
- Jejeje.
Para Moverme al Ritmo de la Musica.

- Al hacer ejercicio?? (Entendí perfectamente a lo que se refería pero quería que lo escribiera, por ello me comporte un poco ingenuo)
- Si también
- También?? (No podía creer que la conversación se estuviera tornando en algo sexual, no podía creer que estaba hablando con aquel hombre, el hombre al que inconscientemente había anhelado cuando niño)
- Bueno, ya sabes, cuando tengo sexo me muevo a ritmo de la música ;)
Al leer aquello me sentí profundamente excitado, satisfecho, y extraño no podía creer que Sebastián me dijera eso que "Ingenuamente" quería leer, en mi cabeza ya hacia la imagen de el en el acto, con cada movimiento sus glúteos vibrar y gotas de sudor pasar por aquel cuerpo perfecto.

- Ah! Ya entendí.
:)
- Así es, y a ti cual te gusta, para eso?
- Jejejee .
No lo sé.

- Y eso? Apoco aun no lo has hecho?
- Pues, no.
(Me dio un poco de pena el decirle prácticamente que no había tenido sexo nunca y sobre todo a él, que me volvía loco, me sentía estúpido por jamás haber tenido sexo e inseguro por lo que el pensaría de mí, se supone que ya no tenía que serlo? Se supone que los chicos a mi edad habrían tenido alguna experiencia sexual?)
- Eres Virgen? Cuántos años tienes?
- Eso creo, Bueno, si y tengo 15 y tú? (Tarde y dude en responder, me sentía sumamente extraño y sonrojado, creía que el hecho de contárselo a Sebastián me habría hecho estúpido)
- Ah! Bueno está bien, yo tengo ya 26
- :) (No sabía que responder por ello simplemente comente un emoticón)
- Oye! Y tienes Novia?
- No, de hecho soy Gay! Y Tu?
- No de hecho Soy Bisexual
- Enserio?
- Si.

No podía creer que le había dicho que soy Gay y mucho menos que me dijera que era bisexual, me sentía completamente excitado y atraído por aquel hombre, por su Belleza, su cuerpo, su forma de ser y todo el contexto que había.
Lo siguiente que escribió fue preguntándome si quería salir algún Día.
Y estaba tan emocionado que no pensé en nada y le respondí que Sí.


Quedamos de vernos el viernes, pasaría por mí en la esquina de mi casa.
Toda la semana no dejaba de ver sus fotos; de contemplar su rostro, su pie y cuerpo ejercitado, pensaba en que lo vería, imaginaba como seria nuestro encuentro, que haríamos y me mortificaba el pensar que debía esperar tanto para verlo.


El viernes llego, Sebastián pasaría a las 5:30 así que una vez llegando de una prepa corrí ha terminar algunos pendientes, me metí a la ducha y escogí lo que usaría.
Unos jeans pegados que me resaltaban los glúteos, una playera estilo polo azul marino ajustado y unos Nike blancos.
Salí de mi casa a las 5:30 y cinco minutos después vi un auto color azul estacionarse junto a mí, mi corazón se estremecía y se alteraba con solo verlo, me saludo y me pidió amablemente que subiera, estaba completamente nervioso y no dejaba de sentirme increíblemente feliz y emocionado, se veía incluso más guapo que en fotos, su piel bronceada y encantadora me derretían, y a pesar de estar sentado podía observar perfectamente aquel perfecto cuerpo.

Llegamos a un Starbucks para platicar y conocernos mejor, nos sentamos a esperar y me propuso ir al Cine después de nuestro café, sin pensar acepte.
Un momento más tarde mencionaron su nombre y fue a por las bebidas, fue entonces que pude apreciar perfectamente y su increíble ser; Sus piernas gruesas, y sus glúteos sobresalían de sus jeans, su increíble y perfecta espalda y unos brazos fuertes, simplemente un cuerpo perfectamente trabajado que parecía tallado por Dioses.
Cuando venía de regreso no pude evitar ver ese gran Bulto que se le marcaba y sobresalía de su entrepierna.
Me sentía nervioso, era como si de lo tan excitado que estaba me hubieran borrado todo mi razonamiento.

Platicamos alrededor de media hora y con cada palabra que pronunciaba me hundía en sus increíbles y perfectos labios, aquellos que deseaba tenerlos en los míos.
Estaba hipnotizado por su belleza, todo era relativamente lento y solo existíamos él y yo en el contexto, su mirada, sus parpadeos, sus labios moverse al hablar, incluso su cabello moverse con el poco viento que había en el lugar, solo éramos él y yo.
Y de Pronto, Dijo: "Mierda" levantando la voz y regresándome a la realidad, mi burbuja se rompió y tome conciencia de lo que paso.
Una mujer había derramado accidentalmente su café sobre El.


Decidimos ir a su departamento a que se cambiara para después seguir con el plan del Cine.
En el coche camino a su hogar decidió quitarse la playera por lo húmedo que estaba, fue cuando casi derramo baba por ver su torso increíblemente tonificado completamente desnudó y más cuando al bajar la mirada vi que ese increíble bulto se le marcaba aún más por estar también empapado.
Aparentemente él no se dio cuenta porque conducía, lo cual me permitía deleitarme con sus atributos, los escasos destellos de luz solar reflejaban con su piel dorada, parecía un ángel.


Su apartamento se encontraba en uno de los pisos más altos del gran edificio, quede sorprendido al entrar y encontrar todo perfectamente ordenado y limpio, el habiente era bastante agradable, predominaba los tonos blancos y una estética minimalista, era bastante amplio y sumamente perfecto.
Me quede en el recibidor sentado contemplando la increíble vista mientras lo esperaba, desde su sofá se veía casi toda la ciudad, el atardecer es una de las cosas que más disfruto y poder verlo desde aquel edificio me resultaba magnifico.


Escuche una puerta abrirse y mi reacción fue voltear pero quede sumamente sorprendido con lo vi.
Un hombre similar a Sebastián: Alto, tonificado guapo y con solo una ligera toalla en la cintura.

- Perdón Creí que era Sebas!
- No, te preocupes, entro a cambiarse la ropa (Trate de contestar lo más firme y natural posible, aunque en mi voz se podía percibir mi gran asombro)
-Gracias.
(Contesto sonriéndome, después de eso regreso de donde salió, mi corazón latía al igual que cuando vi a Sebastián.)

Sebastián salió de su habitación y se veía incluso mejor que con la anterior ropa.
Me encontraba sumamente extasiado.

- Alguien salió y pregunto por ti (fue lo primero que le dije)
- Franco, es mi compañero en el departamento, momentáneamente.

Acto seguido, grito su nombre y El otro Hombre apuesto salió
- Perdón acabo de bañarme (Respondió a Sebastián.
Aun con solo la toalla en la cintura)
- Vas a salir? Le pregunto
- Si, con Miguel.

- Vale, no olvides activar la alarma.
Por cierto, el Es Damián.
Damián Él es Franco.
"Mucho Gusto" comente mientras el levanto la mano en forma de saludo.


Mientras Sebastián y yo bajábamos en el elevador no sabía que pensar de Franco, ya que era sumamente apuesto y vivían juntos, tal vez si yo viviera con alguien así, no solo seríamos amigos, tal vez salían, o tal vez eran alguna clase de pareja, o solo tenían sexo? La duda me invadía y me mortificaba aun sabiendo que Sebastiano y yo no éramos absolutamente Nada.


En el camino al Cine, Sebastián me comento que Franco se encontraba momentáneamente viviendo en su departamento porque el de Él lo estaban remodelando, se conocían hace ya cinco años.
Iban al mismo club deportivo y todos los lunes salían a correr juntos.
Franco y Sebastián se tenían mucha confianza y por ello lo dejo quedarse en su apartamento.

Me sentía un poco celoso aunque no entendía el porqué, no entendía las sensaciones que me hacía sentir, no entendía como un hombre puede ser capaz de quitarte completamente el pensamiento.


Estábamos en un semáforo frente a un gran parque y Sebastián me pidió señalando el lado de su ventana ver algo, voltee y él se giró al lado contrario, viéndonos a los ojos, pego sus labios a los míos.
Nos hundimos en un gran beso que deseaba desde siempre, para mí fue algo increíble, el poder tenerlo en mi boca y sentir su aliento y sabor tan exquisito me volvía loco, se congelo el tiempo y no quería separarme de él, lo que me regreso a la realidad fue escuchar la bocina del auto que estaba tras nosotros.
No podía creer que había besado al hombre de mis sueños, a ese increíble y perfecto ser; Guapo, alto, tonificado y varonil.


En el Cine me abrazo y me hizo sentir parte suyo, el calor de su cuerpo me provocaba una seguridad que jamás había experimentado.
Me encontraba en los brazos de aquel hombre que me hipnotizaba, gracias a la solitaria área donde estábamos pudimos besamos lo suficiente para conocernos la boca el uno al otro.
Recargue mi cabeza en su fuerte pecho, escuchaba latir su corazón, vi claramente como su entre pierna aumentaba de tamaño, estaba perdido en la sensación que sentía, lentamente incline mi cabeza hasta llegar a la altura de su estómago, Sebastián tomo con una mano mi cabeza, mientras que con la otra me acariciaba la espalda.
Poco a poco abrí su bragueta, y como una nueve en el cielo al desplazarse, vi lentamente salir su gran miembro, grande, ancho, y perfecto, lentamente abrí mi boca e introduje lo poco que pude.
Su tamaño era descomunal, solo pude tener una parte de el en mí.

Era tan peculiar, como lo era El, como lo era su Olor y su sabor me volvían loco.
No podía creer que había podido hacer lo que hice, no podía creer que tenía dentro de mi boca al hombre que me quitaba mi aliento, al hombre que me gustaba y a ese ser que parecía creado por los Dioses, Disfrute como nunca de su Pre-Semen me empeñaba en hacer un buen trabajo ya que jamás lo había hecho, y aun que había visto algunos vídeos y leído algunos temas sobre el sexo oral, la práctica es muy distinta.

Sebastián empujaba levemente mi cabeza para hacerme ingresar más de su pene, para tratar de meterme completamente su miembro aunque resultara casi imposible.
Tomaba sus testículos con mi mano, el pasaba sus dedos jugando con mi culo, movía de arriba abajo, de lado a lado en forma sumamente erótica, tomo un poco de saliva y frotó sus dedos mientras tanto yo Intensifique el ritmo y parecía agradarle, podía contemplar aquellos gemido ahogados, y cono contraía su cuerpo cada vez que yo había mi trabajo.

Tomo mi rostro y me guió a su boca para besarme, su beso fue una de las mejores cosas que habrían pasado en mi vida, después me dijo casi susurrando: "Quieres mi leche? Ya casi Viene, bebe.
Me encantas" Continúe con la felación, pasaba mi lengua por cada milímetro de su miembro y succionaba cada gota de placer, luego de más gemidos ahogados y contracciones en su cuerpo, pude sentir las palpitaciones de su pene y posteriormente un chorro de semen seguido de otros los cuales chocaron con lo mas profundo de mi garganta.
Autor: Daluxxxs


Añadir a favoritos
Reportar

¡Debe iniciar sesión para poder calificar el relato!

Calificaciones (1 de 1)
Kety - 5
hace 1 mes




Informacion Legal · Ayuda · Ayuda al autor · Discord
Hora del servidor 12:14 am