Te puede interesar

hace 3 meses - Gays - 0
Todo comenzó a los 16 años
ENVIADO DE FORMA ANÓNIMA
Hola mi nombre es José, actualmente tengo 38 años y lo que les contare sucedió cuando tenía 16 años.Soy hijo del segundo matrimonio de mi padre, de su primer matrim...


Hola mi nombre es José, actualmente tengo 38 años y lo que les contare sucedió cuando tenía 16 años.Soy hijo del segundo matrimonio de mi padre, de su primer matrimonio tengo un hermano con el cual tenemos una diferencia de edad de 20 años se llama Diego y en ese tiempo trabajaba de guardia de seguridad en el hospital de Melipilla, yo vivía en Valparaíso. Por motivos que no vale la pena mencionar tuvo que viajar a visitarnos y se quedó una noche en mi casa.

Yo siempre lo admire, lo encontraba muy guapo y varonil, en ese tiempo era todo un macho, alto de contextura gruesa, semi lampiño, buenas piernas, abdomen marcado, un trasero redondo que rellenaba muy bien su pantalón y un bulto delantero que me hacía pensar que era muy grande lo que había ahí.
Siempre cuidaba mucho de su apariencia y desde niño cuando nos visitaba para el verano con su esposa veía como las mujeres lo miraban en la playa, sobretodo porque usaba un traje de baño muy diminuto que le marcaba muy bien su verga, en el tiempo de esta historia el ya no estaba casado.

Bueno, como estaba contando esa noche se quedó en mi casa y le toco dormir conmigo, yo me fui a la cama antes y escuchaba música mientras el llagaba, cuando llego comenzó a desvestirse y se quedó en calzoncillo y luego se metió en la cama, conversamos un rato y apagamos todo para dormir. Pasaron mil cosas por mi mente, fantaseaba con manosearlo y sentir su bulto en mis manos pero tenía mucho miedo y el corazón me palpitaba a mil, hasta que lo sentí roncar y haciéndome el dormido me di vuelta y puse mi mano en su verga. Como no se movió asumí de que no se había despertado así que comencé a tocarlo de apoco.

Pasado algunos minutos sentí que su verga se endurecía, estaba como en las nubes sintiendo esa gran verga que por el tamaño de mi mano debía ser monstruosa, hasta que en un momento Diego se bajó el calzoncillo y tomo mi mano haciendo que se la tomara bien diciéndome al oído “es toda tuya, disfrútala”. El miedo me inundo por completo, se la solté haciéndome el dormido y me di la vuelta, luego el tomo nuevamente mi mano y me hizo masturbarlo por un rato hasta que se puso muy dura y como yo le estaba dando la espalda comenzó a tocarme el culo metiéndome un dedo ensalivado.

Obviamente Diego se dio cuenta de que no estaba dormido y acomodo la cabeza de su verga en la entrada de mi culo y trato de penetrarme, entro parte de la cabeza que era bastante grande y me dolió mucho así que me queje, yo creo que por el miedo a que nos escucharan dejo de intentar penetrarme.
Después de eso se levantó al baño supongo que a masturbarse porque cuando volvió no trato de hacer nada más y yo me seguí haciéndome el dormido. Al día siguiente me levante temprano porque tenía que ir a clases, no había dormido nada pensando en lo sucedido y durante el día con mucho miedo de que pudiera contar algo a nuestro padre. Cuando volví de clases todavía estaba en mi casa y me asusté mucho más porque yo suponía que ya se habría ido, pase directo a mi dormitorio a cambiarme ropa pero no quería salir, hasta que Diego entró al dormitorio y me saludo como si nada diciendo nos están esperando para almorzar y luego me tengo que ir ¿me puedes acompañar al terminal de buses?, en ese momento se me paso por la cabeza de que todo había sido un sueño y le dije, claro yo te voy a dejar.

Nos fuimos caminando hasta el terminal de buses que solo quedaba a unas cuantas cuadras de mi casa y en el camino me dijo que había crecido, que ya no era el niño mimado de antes y que cuando quisiera lo podía ir a visitar a su casa que vivía solo, llegamos al terminal de buses cuando se estaba subiendo al bus le tome el brazo y le dije : “Diego, la próxima semana no tengo clases el viernes así que podría ir a visitarte el jueves después de clases y me vuelvo el domingo en la tarde”, me miro, sonrió y dijo “la próxima semana trabajo de mañana y salgo a las 16:00 horas, ve directo a mi trabajo y nos vamos juntos a mi casa”, luego agrego “estoy seguro que lo pasaremos muy bien ese fin de semana”

Obviamente fui a su casa pero eso ya es otra historia.
Autor: jose_chile
Añadir a favoritos
Reportar

¡Debe iniciar sesión para poder calificar el relato!

Se el primero en calificar el relato
Te puede interesar



Te puede interesar

Informacion Legal · Ayuda · Ayuda al autor · Estado · Contacto
Hora del servidor 7:16 am