hace 10 meses - Gays - 5
Uno de 14 años (I)
Escrito por Alberto Alvarez
Cuando llegue a la estación solo vi a un adolescente, me vio se acerco y me pregunto mi nombre, era solo un niño de 14 años.


Por alla de 1999 la novedad era ligar por chat; entrabas al chat y veias los mensajes y lanzabas los tuyos con la esperanza de que alguien respondiera y si coincidia contigo quedaban de verse en un punto conocerse y si funcionaba ir a tener sexo.

En esa ocasion respondio rápido, decia tener 18 años y vivia relativamente cerca de mi, quedamos de vernos en una estacion del metro, conocernos y de alli ir a mi casa.

Cuando llegue a la estación solo vi a un adolescente en el anden del metro, Me vio y me pregunto si yo era con quien habia platicado en el chat, era solo un niño de 14 años, tenia enyesado un brazo y traia shorts, era el tipico adolescente.

Le pregunte su edad y me respondio, pidiendome, casi rogandome que no lo rechazara como otros por su edad, me dijo que estaba muy muy ansioso y queria experimentar, Me pidió una oportunidad.

Era delgadito, moreno, piernas lampiñas, su cara traviesa apenas remarcaba un naciente bigote de adolescente; le pedi me acompañara y salimos de la estación del metro con rumbo a mi casa.

El chico me dijo su nombre real, se llamaba Arturo y todo el trayecto no dejó de platicarme de todo tipo de temas, el chico era muy agradable.

Llegamos a mi casa y al momento de entrar el chico se puso extremadamente nervioso, se sentó en el sillon mientras yo acomodaba algunas cosas, me acerque a el y lo atraje hacia mi; Arturo comenzo a temblar, le dije que se tranquiizara y comence a acariciarlo, al momento de tocar su pene (ya lo tenia muy erecto) comenzo respirar muy excitado y me alcanzo a dar un beso mientras llevaba su mano a mi verga para acariciarla sobre el pantalon, asi estuvimos unos minutos, el chico realmente estaba muy ansioso.

Nos fuimos a mi recamara, en el camino el jovencito fue despojandose de la ropa, era lindo, su cuerpo lampiño de adolescente me prendio al verlo.

Lo acoste en la cama y mi boca se fue directo a su verga, que media tan solo 12 cm pero al sentir mi lengua y labios causó un espasmo de placer en el chico que cada que le chupaba pegaba un gemido de placer, de inmediato baje mas, levante sus piernas y comence a trabajar su culito con mi lengua, al sentirla pego un gritito y comenzo a reir diciendome que se sentia rico.

Mi lengua lamia su delicioso culito para prepararlo; lo tome de la cadera lo levanté y le pedi queme la mamara un poco, él no se nego al contrario se fue golosamente hacia mi verga que comenzo a chupar, al parecer no era la primera vez que lo hacia pues chupaba realmente bien.

Le pedi que se acomodara sobre mi mientras me ponia un poco de lubricante en mi verga para recibirlo, lo fui guiando y el poco a poco fue sentandose sobre mi verga y mientras lo hacia su cara mostraba en momentos algunos gestos de molestia y detenia su penetracion, pero volvia a ella de inmediato tratando de acompletarla.

De un ultimo movimiento se  la metí, el abrio los ojos pero no dijo nada, se fue relajando hasta que el mismo comenzo un sube y baja dando sentones cada vez mas rapidos, era tal su excitación que el dolor le paso rápido y comenzo a gemir de placer en cada clavada que se daba mientras me montaba; ver su carita adolescente disfrutando cada centimetro de mi verga mientras se penetraba era delicioso.
Lo acomodé acostandolo, colocando sus pies en mis hombros y viendo que ya tenia dilatado su culito empecé a penetrarlo, al principio reaccionó con algo de dolor pero aguanto y comenzo a disfrutarlo, mi verga le entraba hasta el fondo y me apretaba muy rico.
Lo acomode boca abajo, con su culito levantado y el solito se clavó y se movia de una forma deliciosa dandose placer; un par de veces tuve que pararlo para no venirme dentro.
Despues me sente en la orilla de la cama y el me abrazo y se monto sobre mi, el movimiento de ambos yo penetrandolo y el clavandose fue insuperable, el niño de 14 años estaba disfrutando al maximo.

En determinado momento me quise salir de el para no terminar dentro pero no me dejó, se abrazo mucho mas en mi y acabe dentro de el un minuto despues el termino mientras se masturbaba clavado en mi verga.

Su cara de placer jamas se me olvidara, me pidio que le dejara bañarse, me pidio una bolsa de plastico para proteger  el yeso de su brazo, termino de bañarse y lo acompañe de nuevo a la estación del metro; se despidio de mano diciendome que la habia pasado muy bien y que aunque le dolia le gustaria repetir.

A dia siguiente era sabado, a las 10 am tocaron a mi puerta, al abrir era ni mas ni menos Arturo que venia "A visitarme" pero lo que sucedio se los cuento en otro relato.



Añadir a favoritos
Reportar

¡Debe iniciar sesión para poder calificar el relato!

Calificaciones (3 de 3)
Romeo - 5
hace 5 meses
Bruno Mile - 5
hace 9 meses
hace 9 meses






Informacion Legal · Ayuda · Ayuda al autor · Discord
Hora del servidor 11:24 pm